Nada justifica el homicidio en las zonas rurales de Antioquia

Antioquia vive de nuevo momentos de incertidumbre. Masacres y homicidios, ocurridos en semanas recientes en distintas subregiones del departamento, llaman la atención de organizaciones de Derechos Humanos y de las autoridades. Estos crímenes en contra de la vida no pueden volverse paisaje de nuevo ni en Antioquia ni en Colombia entera.

Las últimas dos fueron en San Rafael y Betania. En estas masacres asesinaron a 5 y 4 personas, respectivamente, la mayoría jóvenes. Ninguno merecía morir. En el departamento, según el recuento hecho por el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, ha habido 12 masacres en todo el 2021, desde enero hasta octubre. En todo el país son 77 los casos.

Este informe de NoCopio es el resultado de una investigación de Casa de las Estrategias con base en los datos de homicidios en el departamento según Medicina Legal. Las cifras llaman la atención, luego de un año aparentemente tranquilo en las zonas urbanas, pues se nota un recrudecimiento de la violencia, traducido en el aumento de la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, en las zonas rurales de Antioquia.

Gráfico de la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes en Antioquia

En el especial encontrarás tres relatos. Nuestras fuentes viven en el Bajo Cauca, Urabá y Suroeste antioqueño. Las tres nos pidieron no revelar sus identidades por el riesgo que corren al denunciar los homicidios que ocurren en sus territorios, que deberían ser tranquilos y permitirles vivir sin temor a morir asesinados.

En Antioquia sigue la guerra
El conflicto armado y sus consecuencias siguen presentes en parte de Antioquia. La disputa entre grupos armados ilegales por algunos territorios profundiza la crisis de Derechos Humanos que vive el departamento. Para Carlos Zapata, coordinador del Observatorio de Derechos Humanos del Instituto Popular de Capacitación, hay una continuidad en el conflicto armado en algunas zonas del territorio.

La disputa por territorios controlados anteriormente por otros grupos ilegales ha hecho que la violencia se recrudezca. Al menos en el occidente antioqueño, de acuerdo con Zapata, el Eln ha jugado un rol importante en los últimos cuatro años de disputas.

Así mismo sucede en el suroeste y oriente antioqueño, indicó el experto. Hasta allí han llegado los denominados Grupos Armados Organizados, Gao, quienes han empeorado la situación de Derechos Humanos en la zona y han fortalecido la confrontación entre ellos mismos. Estos grupos se componen regularmente de jóvenes de periferia que tienen sus necesidades básicas insatisfechas, sobre todo en Titiribí, Cisneros y Puerto Berrío.

Los cambios en homicidios durante la pandemia
Por las cuarentenas y confinamientos en todo el país, las cifras de homicidios cayeron en 2020. Antioquia no fue la excepción, pero con la reapertura, las dinámicas violentas también volvieron a las cifras de antes. Municipios como La Unión, Giraldo, Buriticá, Belmira, Sabaneta, entre otros, que tuvieron no más de dos homicidios en todo el 2020, pasaron a tener hasta ocho en el 2021. Una variación porcentual de hasta un 500 % en los casos de homicidio.

En La Unión, por ejemplo, hubo un solo asesinato en 2020, mientras que en lo que va de 2021, Medicina Legal lleva el recuento de seis casos.

En 2020, si nos remitimos a la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, se puede ver que Betania, justo en donde asesinaron en octubre a cinco personas, era el municipio con mayor índice de homicidios: 379,2 por cada 100 mil habitantes. Le seguían Tarazá, con 239,3; Cáceres, con 204,2, e Ituango, con 176,3.

Mapa de homicidios por cada 100 mil habitantes en 2020

Para 2021, Tarazá, municipio del Bajo Cauca Antioqueño, se ubica en el primer puesto, de acuerdo con las cifras de Medicina Legal, consolidadas por Casa de las Estrategias. Su índice es de 207,5 homicidios por cada 100 mil habitantes; le siguen Valdivia, con 153,6; Ituango, con 138,2, y Betania, con 124,4.

Mapa de homicidios por cada 100 mil habitantes en 2021


Las cifras también engañan

¿En dónde entra Medellín en el recuento de homicidios entre 2020 y 2021? Si nos basamos en las estadísticas, la capital del departamento aparece en el puesto 92, con una tasa de 11,6 homicidios por cada 100 mil habitantes entre enero y septiembre de 2021. Una ciudad “aparentemente segura”

Sin embargo, este indicador no puede tranquilizar a las autoridades ni a quienes hacemos veeduría ciudadana. En la ciudad las cifras de asesinatos no son normales, pues a pesar de tener un poco más de 2,5 millones de habitantes, la cifra de muertes violentas es de 300. En todo 2020 hubo 368 homicidios. Estamos, entonces, a 68 asesinatos de alcanzar la cifra del año pasado y aún faltan dos meses para que este acabe.

Antioquia es un departamento multiétnico y diverso. Así mismo, como varían sus culturas, varían las dinámicas violentas. A continuación, presentamos tres historias con enfoques de vida distintos. Todas narran el sentir de una comunidad que teme morir asesinada de manos de los criminales. Narran, también, el llamado que hacen a las autoridades y al Gobierno para que les presten atención y no los dejen a su suerte en estos terrenos que, poco a poco, se vuelven campos de guerra. Nada justifica el homicidio en las zonas rurales de nuestro departamento.

Conoce las otras historias de este especial de NoCopio en estos enlaces:

Lee aquí Jóvenes del suroeste, agobiados por el microtráfico

Lee aquí Urabá: un antes y después de Otoniel

Lee aquí La combinación letal del Bajo Cauca: una mezcla de conflictos

Ir a la barra de herramientas