Jóvenes del suroeste, agobiados por el microtráfico

Con 23 municipios, el suroeste antioqueño es una de las subregiones del departamento con más población, por ende sus dinámicas son únicas, lo que conlleva a que se mezcle la relación de Derechos Humanos y conflictos socioambientales en el territorio.

Esta zona tiene gran riqueza hídrica por las fuentes de agua que terminan su recorrido en el río Cauca; además, es conocida por el café y otros cultivos frutales, lo que convierte a a las fincas cafeteras en lugares turísticos y hoteles para recibir curiosos que quieran explorar sus caminos.

Pero en esta zona también hay explotación artesanal de minas de oro, una tradición que lleva al menos 470 años y que llamó la atención de empresas extranjeras, como Anglo Gold Ashanti AGA, para desarrollar proyectos de minería que generan influencia el desarrollo de la región y que acaban con la tradición artesanal.

Mapa Tasa Homicidios Suroeste 2021*

Según una fuente que solicitó no revelar su nombre por seguridad, el suroeste es la región donde más ha incrementado los homicidios en el departamento; esta sufre el conflicto armado, pero es silenciado o censurado, situación que diferencia al sector de las demás subregiones de Antioquia, como Urabá o Bajo Cauca.

Desde antes de la pandemia por el Covid-19, la violencia comenzó a tomar forma en el suroeste. En Venecia, Jericó y Támesis se incrementaron los homicidios y los jóvenes fueron las víctimas de ello. Según nuestra fuente, los asesinatos están relacionados con el control del microtráfico.

Desde el Centro de Estudios de Casa de las Estrategias analizamos los datos de homicidios entregados por Medicina Legal en estos tres municipios y con los cuales se observan tres variables: en Venecia, entre 2016 y septiembre de 2021, ha sido cambiante con tendencia al alza en los casos de homicidio (4 en 2016, 12 en 2017, 12 en 2018, 9 en 2019 y en 2020, 11 en este año), lo que hizo que la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes se incrementara: 30, 90, 91, 77, 76 y 92, respectivamente; en Jericó, en cambio, se pasó de 2 homicidios entre 2016 y 2018, a 4 en 2019, 5 en 2020 y, hasta el momento, solo registra 1 este año. En Támesis ocurrió el mismo fenómeno que en Jericó, pasó de 1 en 2016, 3 en 2017, 2 en 2018 y 2019 a 3 en 2020 y de nuevo a 2 en lo que va de 2021.

En Támesis, en 2018, capturaron a 32 personas que estaban asociados al control del tráfico de drogas, lo que lleva a una disputa de tipo de organizaciones que tienen un conocimiento del negocio y tratan de apropiarse de ese mercado.

Además en esta región se presentan casos de violencias basadas en género y feminicidios. En septiembre de 2019 hubo un feminicidio. Ella tenía orden de protección contra su expareja y aunque la Policía conocía sobre el acoso que sufría por parte de él, no hizo nada; una noche su asesino la esperó en su casa y la mató con un arma blanca, frente a su hija de cuatro años.

Consumo en el campo

El consumo de sustancias en los trabajos asociados a la ruralidad como la recolección de café, de aguacate, de naranja, entre otros, es una situación que ha crecido con los años.

¿Qué es lo que pasa? Desde hace al menos 10 años viene ampliándose el consumo relacionado con las épocas de cosecha. Nuestra fuente indicó que las haciendas reciben a trabajadores que se establecen en la zona, luego las estructuras criminales llegan a las fincas ofreciendo drogas como bazuco, con el fin de que los trabajadores rindan más y recojan más en un jornal, y en los pagos quincenales les descuentan lo que se consumieron. En la Cuenca del río San Juan, en municipios como Betania y Concordia hay un problema más fuerte con respecto a ese tema.

Tasa de Homicidios por cada 100 mil habitantes en el suroeste de Antioquia 2016-2021*

Según datos de la Gobernación de Antioquia, desde 2019 en esta subregión se están dando peleas entre bandas con el fin de controlar el territorio y con ello la droga que llega a la zona creando así un incremento de los homicidios y teniendo como principales víctimas a recolectores a quienes les venden las sustancias.

En el suroeste hay mezcla de estructuras: bandas de clanes locales dedicados al microtráfico y grupos que trabajan para organizaciones del Valle de Aburrá como La Terraza, el Clan del Golfo, entre otros.

A esta problemática se suma la que trajo el proyecto de las autopistas 4G, Pacífico 1 y Pacífico 2, ruta estratégica para las economías ilícitas. Por ende hay interés de controlar estas rutas ya que el territorio se comunicará con los puertos de Buenaventura y Urabá.

La situación de la pandemia y la crisis que desencadenó la misma, combinado con la falta de conectividad en los colegios de las zonas rurales que generó una situación de jóvenes y adolescentes desescolarizados, sin oportunidades, sin estudio y sin algo para hacer, lo que llevó a la creación de bandas criminales adolescentes en el territorio.

En las cifras que se tienen desde Casa de las Estrategias sobre los homicidios en Antioquia se evidencia que en total en esta subregión hubo 205 asesinatos en 2019, 282 en 2020, año de pandemia y cuarentena, y 199 en lo que va de 2021. Andes es el municipio con más homicidios (39 en estos 11 meses), seguido por Ciudad Bolívar, con 28, y Betulia con 20. En cuanto a la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, Betania está en la primera posición con 124, Betulia con 123 y Ciudad Bolívar con 104.

Tasa de Homicidios por cada 100 mil habitantes en el suroeste de Antioquia 2016-2021*

Esta es una situación que no se atiende por parte de las administraciones municipales o departamentales, que no tiene políticas de prevención o promoción, ni de salud mental, un problema que crece y del cual no se hace nada para solucionarlo.

Conoce las otras historias de este especial de NoCopio en estos enlaces:

Lee aquí Nada justifica el homicidio en las zonas rurales de Antioquia

Lee aquí Urabá: un antes y después de Otoniel

Lee aquí La combinación letal del Bajo Cauca: una mezcla de conflictos

Ir a la barra de herramientas