Policía








Reforma de la Policía

Requerimos una reforma de la Policía ya, pero empezar incluso antes a aplicar distinto la normatividad (porque el manejo de la Policía está llena de costumbres o instituciones informales) y abrir la institución a la veeduría y permitir un injerencia de la ciudadanía en las directrices y el currículo.







Antes de la reforma se puede:

1. Cambiar la TAMIR (herramienta de planeación y evaluación de las Estaciones) en todo Colombia para fomentar la protección de la vida, el resguardo y protección de la población y corregir el más mínimo conato de abuso de fuerza.
2. Hacer un ejercicio de transparencia publicando los casos de policías investigados, suspendidos y sancionados y destituir (y no trasladar) en todos los casos de abuso de fuerza y empezar un plan de seguimiento y resocialización con ellos (desde la cárcel o en libertad).
3. Generar ya un gran programa de formación de toda la Policía diseñado desde la sociedad civil y las universidades y que tengan capítulos intensivos y pedagogía experiencial en cada territorio en el que puedan haber talleristas del movimiento estudiantil, graffiteros, raperos, punkeros, activistas feministas, activistas queer y defensores y defensoras de derechos humanos. Ser ciudadano por un día.
4. Llevar a cabo una auditoria de gestión humana y bienestar para que en ninguna estación o municipio haya prácticas anti-meritocráticas, de maltrato y de explotación. Tenemos que aplicar los dd.hh. en la Policía y tener un policía joven presionado y con 24 horas sin dormir en la calle es un riesgo para la ciudadanía.

La reforma:

Más allá de la Policía, controles y fortalecimiento del Ministerio Público

1.Controles de la ciudadanía en la elección del comandante de Policía por hoja de vida, sanciones y evaluaciones previas y evaluación de 360° en cada estación.
2.Datos libres de la ciudadanía sobre indicadores de abuso de fuerza y trámites a quejas de violencia y agresiones.
3.Definición parcial del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (PNVCC) de forma participativa y desde cada contexto.
4.Resurgimiento de la Policía Comunitaria con rediseño ciudadano y de las universidades.
5.Mejorar las formas de denuncia a la Policía, para que puedan ser completamente seguras y generen confianza.
6.Generar más mecanismos de suspensión y destitución en la Personería y retomar la figura de Comisionado de la Policía, desde el Ministerio Público, logrando que el Defensor del Pueblo y el Comisionado de Policía surja de una terna desarrollada por universidades y con amplia veeduría y participación de la sociedad civil.

La crisis en la Policía es profunda y grave y es una institución que es la representación del Estado mayor en el territorio y que garantiza el primer bien público. La Policía es la institución que puede definir más las dinámicas de un territorio en el corto plazo. Firmamos para soluciones urgentes, profundas, técnicas y filosóficas para que la Policía nunca más vuelva a incurrir en asesinatos, tortura y sea un factor para reducir las cifras de nuestra violencia, un factor protector, que además reduzca el miedo.







Ir a la barra de herramientas