#AbrazoAMedellín

Estamos acá reunidos y queriéndonos para exigirnos más… más vida, más constancia, más imaginación, más amistad.

Una ciudadanía que se siente parte de los cambios, que deja de conformarse con situaciones atroces, es una ciudadanía que puede exigir más con toda la dignidad.

Nosotros creemos que es desde la ciudadanía que podemos generar el diálogo, el símbolo y el gesto cotidiano para desnaturalizar el homicidio. Y hemos encontrado, con mucha fuerza, que sólo hay tiempo para la solidaridad, que no podemos desperdiciar la más mínima energía que tenemos en algo distinto a la solidaridad.

Hoy nuestra ruta solidaria en NoCopio se llama el Partido de las Doñas.

El primer punto que queremos dejar claro es que seguiremos trabajando con fuerza en generar redes de apoyo para las mamás de jóvenes y adolescentes asesinados, las doñas nos han enseñado que allí estamos recuperando el tejido para la piedad en esta ciudad.

El primer paso fluido de la solidaridad es romper la indiferencia con una consigna amorosa: cada víctima de homicidios es de todos.

Esa misma idea de una población digna y una ciudadanía crítica, imaginativa y creadora es la que nos permite entender al gobierno como un instrumento de sus ciudadanos y en ese sentido no podemos restarle ni por un momento la responsabilidad a la Alcaldía de Medellín. No necesitamos salvadores, lo que necesitamos es servidores públicos responsables.

Segundo, no vamos a dudar ni por un segundo que nada justifica el homicidio, esta campaña es para defender la vida de todos y de cualquiera, sin ninguna excepción. Creemos que la responsabilidad de un alcalde y de toda la alcaldía es inmensa. Respetamos el fortalecimiento de la justicia y la lucha contra la impunidad que se traza como objetivo cada cuatro años la Alcaldía de Medellín, pero necesitamos ser mucho más cuidadosos en los discursos que crean el ánimo de la violencia y en especial sobre tomarse las justicias por mano propia. Un alcalde no sólo necesita usar su discurso para desnaturalizar la violencia y respetar la dignidad de cualquier víctima de homicidio y el sufrimiento de cualquier familia, también tiene la responsabilidad de hacerse entender y no prestarse para varias interpretaciones.

Tercero, el Protocolo Nada Justifica el Homicidio empezó como una fase piloto el 15 de agosto de 2017, necesitamos que haya atención sicológica en las primeras 24 horas en el Protocolo y en algún momento para las personas a las que se les brinda albergue que haya asesoría y retroalimientación de la Secretaría de Seguridad.

Cuarto, la población de Medellín, más aún la que tiene pocas redes de apoyo y pocos canales de comunicación con la institucionalidad, aún no conocen el Protocolo Nada Justifica el Homicidio y necesitamos que la Alcaldía de Medellín incremente la publicidad en colegios, en tiendas y en espacios deportivos de zonas históricamente afectadas por el homicidio, además de difusiones periódicas en medios muy populares.
Muchas gracias, a la ciudadanía que nos acompaña hoy y a los medios que nos prestan atención. Les queremos pedir que nos ayuden a elevar este mensaje con claridad:

  1. Comunicación desde la Alcaldía que sólo desnaturalice la violencia.
  2. Atención sicológica en el Protocolo Nada Justifica el Homicidio.
  3. Comunicación en medios masivos sobre el Protocolo Nada Justifica el Homicidio y publicidad estratégica en la periferia y a pobladores con poco redes de apoyo para que encuentren que el 123 puede generar protección sobre alguien que sabe que va a ser asesinado.

Sigamos conectados, hagan parte de la red de NoCopio. Tenemos el manifiesto Instinto de Vida para medios y para periodistas y una clara ruta de banco de tiempo para cualquier ciudadano que quiera hacer parte del Partido de las Doñas. Pregúntennos y visiten la página www.nocopio.com

Ir a la barra de herramientas