Nada Justifica el homicidio en La Tamir

Evitar un homicidio en la Tabla de Acciones Mínimas Requeridas de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá

Considerando que la Policía Nacional está comprometida con la reducción de homicidios -como una máxima de que toda vida es sagrada- y que Medellín tiene a la fecha activo el programa Nada Justifica el Homicidio (entre la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá y la Alcaldía de Medellín), estamos convencidos que la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá puede dar ejemplo en usar la TAMIR para incentivar y reconocer a los y las policías que salvan vidas.

Poner dos nuevos indicadores en la TAMIR de las Estaciones con homicidios por encima del promedio en los últimos 10 años permite desarrollar una Policía polivalente -para la protección y contra la impunidad-, fortalecer la cultura institucional de la defensa de la vida y planear y monitorear de acuerdo a estrategias multivariables para la reducción de homicidios: a saber, lucha contra las estructuras criminales y protección de la ciudadanía que genere desde la confianza un tejido social para la institucionalidad democrática.

Nuevos indicadores en La TAMIR

1) Liderazgo para remediar situación de vulneración o desprotección de persona en riesgo de ser asesinada en un 100% de los casos evidenciados.
2) Acuerdos con persona que se siente amenazada o en riesgo de muerte con base en recomendaciones y apoyos del 100% de las personas que entraron en contacto con el cuadrante.

Problemática a resolver

El 60% de los Policías salva o trata de salvar vidas directa y activamente, este 60% manifiesta que tiene que cumplir con otros indicadores que no le permiten socorrer, sacar del territorio, coordinarse con otras instituciones para poner a salvo a una persona en riesgo. En entrevistas surgen las anécdotas de Policías amonestados por invertir tiempo en este tipo de actividades – distintas a las capturas o incautaciones-.

A pesar de que el 60% es una cifra a reconocer, que la mayoría de la ciudadanía no imagina, trabajar sobre la cultura institucional del otro 40% es importante. La TAMIR se convierte en una directriz clara y en un factor de cultura institucional.

Concepto de viabilidad

El‌ ‌Modelo‌ ‌Nacional‌ ‌de‌ ‌Vigilancia‌ ‌Comunitaria‌ ‌por‌ ‌Cuadrantes‌ ‌cumple‌ ‌con‌ ‌todo‌ ‌el‌ ‌marco‌ ‌legal‌ ‌y‌ ‌ todas‌ ‌las‌ ‌disposiciones‌ ‌conceptuales‌ ‌para‌ ‌contemplar‌ ‌los‌ ‌indicadores‌ ‌propuestos.‌ ‌No‌ ‌es‌ ‌ necesario‌ ‌ningún‌ ‌cambio‌ ‌en‌ ‌los‌ ‌principios‌ ‌de‌ ‌las‌ ‌Tablas‌ ‌de‌ ‌Acciones‌ ‌Mínimas‌ ‌Requeridas‌ ‌ desde‌ ‌La‌ ‌DISEC.‌ Esta‌ ‌es‌ ‌una‌ ‌oportunidad‌ ‌para‌ ‌la‌ ‌ejecución‌ ‌del‌ ‌Comité‌ ‌de‌ Vigilancia‌ ‌por‌ ‌parte‌ ‌de‌ ‌la‌ ‌Policía‌ ‌que‌ ‌genere‌ ‌la‌ ‌buena‌ ‌práctica‌ ‌en‌ ‌los‌ ‌distintos‌ ‌cuatrienios‌ ‌del‌ ‌Gobierno‌ ‌Municipal‌ ‌de‌ ‌dotar‌ ‌a‌ ‌los‌ ‌ cuadrantes‌ ‌de‌ ‌los‌ ‌servidores‌ ‌públicos‌ ‌necesarios‌ ‌de‌ ‌otras‌ ‌dependencias‌ ‌-como‌ ‌Guardias‌ ‌de‌ ‌Tránsito,‌ ‌Defensores‌ ‌de‌ ‌Espacio‌ ‌Público,‌ ‌Psicologos‌ ‌y‌ ‌Trabajdores‌ ‌Sociales-.‌ ‌El‌ ‌trabajo‌ ‌del‌ ‌CIEPS‌ ‌en‌ ‌contextualizar‌ ‌los‌ cuadrantes‌ ‌y‌ ‌notar‌ ‌los‌ ‌cambios‌ ‌genera‌ ‌el‌ ‌liderazgo‌ ‌necesario‌ ‌para‌ ‌una‌ ‌intervención‌ ‌diferenciada.

La Tabla de Acciones Mínimas Requeridas, TAMIR, constituye la ruta de acción del equipo del cuadrante, la cual se construye con base en los aportes realizados por las patrullas de los cuadrantes en el comité de vigilancia y sus actividades deben responder a la priorización de la problemática realizada en el plan de trabajo. En otras palabras, la TAMIR debe tener una relación directa con los diagnósticos de los cuadrantes.

Un Comandante de Estación puede adicionar indicadores aunque no puede eliminar los definidos en instancias superiores. De tal manera pueden definirse y de manera diferencial indicadores nuevos para distintos cuadrantes y diferenciar los indicadores que son para reportar en el nivel Metropolitano y en el nivel Nacional. El liderazgo del director de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá puede generar una nueva pauta para que los Comandantes de Estación generen estos dos nuevos indicadores, sin necesidad de cambiar disposiciones administrativas y de reporte en el nivel central. El Modelo está diseñado para que esta flexibilidad sea una fortaleza adaptativa contra el crimen y para aprovechar el tejido social de cada contexto.

Justificación

1. Existe en Colombia y en Medellín una ciudadanía vibrante que está exigiendo símbolos claros de las instituciones en defensa de la vida. La dura historia en Antioquia y en Medellín hace que haya huellas muy profundas de desconfianza de la institucionalidad -y -concretamente de la Fuerza Pública-. Para ir pasando esta página y emprender el camino de la confianza y el fortalecimiento institucional, no podemos subestimar ningún gesto o acción simbólica.
2. Esta práctica genera unos lineamientos lo suficientemente claros para salvar vidas e impactar el indicador de homicidios.
3. Este proceso simple se vuelve en la materialidad de voluntad política para una buena práctica en Latinoamérica de una Policía de una ciudad laboratorio -como es Medellín- que impacta el fenómeno del homicidio.

Ir a la barra de herramientas