Aporte #7 Manifiesto reducción de homicidios y reflexión sobre la Policía

Una ciudad feminizada

Como mujeres, nos han dicho que necesitamos unos brazos fuertes, masculinos, que nos rodeen y nos cuiden; asociando el amor y el cuidado a la posesión y los celos, que aquel que te cela es porque te quiere.

Como graffiteras nos han dicho que la calle no es nuestro lugar, que es peligroso: impidiendo la expresión de nuestro arte y relegándonos a oficios de artesanía.

Y como feministas nos han dicho que es una causa perdida, minimizando el debate a que el feminismo es machismo al contrario, borrando las luchas de igualdad y equidad que han costado tanto.

Y esto es solo un síntoma de una ciudad violenta, que agota y censura movimientos sociales y artísticos; pero resistimos en lo cotidiano siendo mujeres, queer, feministas y graffiteras.

Esta ciudad está masculinizada, todo en términos de destruir para hacerlo más grande y vistoso, cemento, producir, vender, mano dura…Nuestra mayor ficción, que nos moviliza, es la feminización del mundo, donde son posibles otras masculinidades y donde la ética ciudadana es el erotismo: un compromiso estético con el cuerpo del otro.

Nosotras nos imaginamos una ciudad diversa, sin violencia de género, sin homicidios y con mucho arte, para eso reclamamos:

  1. Mayor presupuesto para fortalecer procesos sociales y culturales en los vecindarios de la ciudad #NoSinMujeres
  2. Un programa claro de acompañamiento a mujeres víctimas de violencia, que la hayan vivido en carne propia o en la carne de sus seres amados, como por ejemplo el homicidio de sus hijos.
  3. Un programa claro de oportunidades para los adolescentes, y no negar o discriminar a los que tienen búsquedas diversas de su sexualidad.
  4. No tener políticas de mano dura como la militarización de la ciudad.
  5. Que los jóvenes no deban prestar servicio militar.
  6. Capacitar mejor a la policía y a funcionarios públicos en derechos humanos para lograr instituciones cívicas.

Como mujeres podemos proteger y frenar un homicidio, como graffiteras podemos hacer arte callejero y uso del espacio público y como feministas podemos reclamar la ciudad que queremos con nuevas masculinidades. Esto es una invitación a la Policía de Medellín para que sea más femenina.

PIRAÑAS CREW

Ir a la barra de herramientas