Sandra Patricia Cordoba Mosquera, Marlon y Sebastián

Cómo resumir 34 años en unas líneas…

Cómo resumir 34 años en unas líneas… La gente suele decir que tenemos una esencia y que esa nos acompaña durante todo nuestro camino por la vida. Bueno, en esencia Sandra era la de piel tostada, ojos negros y cabello enroscado. Sandra, la negra eterna de “carácter fuerte y corazón enorme”… La que amó a sus hijos y se fue con ellos…

“La vida es corta, y el deseo infinito”, dijo alguna vez un poeta japonés, Sandra no era ajena a ese deseo, quería vivir para que sus hijos tuvieran lo que ella no: una madre incondicional.

Nuestra vida no estaba pensada para morir a los 34, 11 y 13 años, nuestro fin estaba determinado por el desgaste que haría el paso del tiempo; pero el hombre se interpuso usando la fuerza y creando armas… Por eso Esteban no fue el policía que quería ser y Manuel no utilizó su vida para enseñar… No murieron de viejos.

Ahora, cómo hablar de los años no vividos, los partidos del Nacional que quedaron por disfrutar, los trozos de mundo que faltaron por descubrir… La mayor parte del libro de la vida de Esteban y Manuel son páginas en blanco…

Estamos aquí para mostrarle a la ciudad que nuestros muertos no son otro hecho lamentable en un país saturado de tragedias… Que nos vamos a detener para dignificarlos, llorarlos y recordar a través de la vida. Porque no es verdad que nos acostumbramos a la muerte… Lo sabemos, nada rompe el vínculo del amor humano.

Ir a la barra de herramientas